Rayuela

“Y, sin embargo, somos puro concepto”.

 

1) ¿Sí o no, che? Si sí, vas; si no vas, entrás al otro meollo, porque hay un porque… Si no, ¿por qué vos hacés tanto escándalo? Tené que haber una razón, che. Sí, sé cuál es: ese pinche Oliveira enloquece a los que lo rodean, o más aún, ¿a quién no enloquece el tío? Y dejame decirte que pobre de la Maga, pobre mujer, Pobre Rocamadour…  (Ve al párrafo 5)

 

2) Pobre Etienne, ¿o no? Ah, no: Traveler gana el lugar de víctima, porque Talita, ¡pequeña ingenua! Maldito, una vez más, Oliveira. Él y sus suposiciones, ¿supositivos? Ya quién sabe, y quien sabe…es el rey. Pero, ¿por qué así? Porque se vale, ¿o no?, Esa validancia maldita…

(Ve al párrafo 6)

 

3) Y es que la nostalgia lo inunda a uno, ¿de qué lo inunda? Pues de miseria emocional, ¿o será miseria social?, hay de ambas. ¿Hasta qué punto? Si yo recalo en una porquería o en otra, deberé cribar dónde quiero salir para empezar de nuevo, suponiendo que puedo empezar otra vez… ¿De verdad hay segundos chances? Se me hace que es un juego, con la Rayuela… (Ve al párrafo 9)

 

4) Y es que, en juegos como la Rayuela, creer en una realidad o en otra, en una conceptualización o en otra, es tan válido como escribir azí. No? Why not? If you excuse me… tengo que ir al club, shit! A ver, hagamos de cuenta, che, que nuestra realidad es la misma, que la compartimos, ¿dónde vos queda vuestra afectación? ¿Hay alguna? En el caso tuyo, será posible, or more probable? Te cae? (Ve al párrafo 8)

 

5) Te hablo tío! Creo que lo más importante ahora para vosotros es entender lo que vos tenés aquí y lo que yo tengo en este instante, casi como una miríada de identidades, claro que jamás llegaremos a tal punto, right? La bipolaridad no está a la vuelta de la esquina, pero la locura sí; esa parte de nuestra alma que nos mira con inquina, que nos otea las debilidades como un pedazo de carne jugoso, profundo y cavernoso (¿tiene tales cualidades? ¡Chale!). Esa Rayuela, como metáfora y como espejo de una identidad, es genial, is great! Right?? It definitely can´t be more cooler!! (Ve al párrafo 7)

 

6) Con Oliveira todo cambia, cambia todo co Oliveira, porque él precisamente tiene ese toque

él va más allá, porque no se fía de sus sentidos, should we do the same? What do you think?

de arrogante petulante cabroncete que no más presume sus hipótesis, precisamente porque

Una obra tan enrevesada, tan intrincada, tan desafiante, because it challenges our

entiende, Traveler lo entiende, la Gekrepten lo entiende, ¿a poco no? She does…

cosmology, it has to be that way. Siempre. Así es la vida, Oliveira lo entiende, la Maga lo

(Ve al párrafo 3)

 

7) Lo más increíble, que este Che Oliveira nos retó a todos, a vos, a ella, a mí… Nos dejó claro, clarísimo, que la vida no sigue normas, ¿o será al revés? Enseñó, pues, que la creatividad y la capacidad de romper normas, ´cause break the rules is the hottest thing ever, isn´t it? Usar nuestro potencial, porque tenemos uno, eso y los sentidos, un abolengo, una sincronicidad histórica y, bueno…no. Sincrónico sí. O diacrónico. ¡Basta de juegos y pasame la sal para acompañar a mis papás a la francesa! (Ve al párrafo 4)

 

8) El desafío imaginativo, la capacidad de romper el paradigma (porque hay un paradigma, ¡siempre lo hay!) cambia el panorama, el entorno, nuestro panorama, nuestro entorno, nuestra concepción, porque tenemos concepto, porque SOMOS concepto, somos entes individuales, indivisibles y con unicidad, como los ontólogos, o como los modernos, o como los antiguos, damn it!, y para Oliveira, en su palpable (literal, casi) química con la Maga; Traveler y su pusilanimidad para defender a Talita, todo resulta negro, como el humor americano, pero no el inglés -¿puede haber algo de eso?-. Y na´más de pensar en Talita con el paqueté  dan escalofríos y ganas de azotar a Oliveira y gritarle retóricamente por qué es tan cabrón, por qué sufres!!!! (Ve al párrafo 2)

 

9) El reflejo de una época, como decía, el atinado reflejo argentino, el reflejado del trillado e hilarante… che! No lo encontrás? Lo tenés ahí en la boca, dije ahí, no allí… Con un personaje tan creído y una psicología tan intricada, el milagro se obró, llegó, el desafío es inmanente, trascendente, generacional y elocuente. Oh, sí… Lo es. ¿Y querés saber por qué? Porque Cortázar fue un genio, porque se atrevió a romper las reglas, el esquema, como dijimos antes, y con ello creó personajes, gentes chistosas, bonitas, burdas, con chiste y sin él, pero sobretodo, porque creó una corriente, y fue el único. ¡Un aplauso!

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Amante de los cómics y Literato de corazón, egresado de filosofía. Considero que la Literatura y el Cine son las formas de expresión más profundas para disfrutar la vida. Me decanto por la acción, el suspense y el terror. En mis tiempos libres debrayo sobre la ética.
Eduardo Sotoborja Quintanilla

Latest posts by Eduardo Sotoborja Quintanilla (see all)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone