La Cumbre Escarlata

Guillermo del Toro es un cineasta de origen mexicano que inició su carrera desde muy joven y que ha estado involucrado en el mundo de la magia del cine. Particularmente se caracteriza por escenarios estéticos y fantásticos que llevan al espectador al mundo que crea el director. Del Toro le tiene un amor a las historietas, la fantasía y el terror temas que han sido parte de sus producciones.

En el caso de su última producción la Cumbre Escarlata no solo hace relevante su gusto por cine de terror y la trama psicológica, sino que al analizarla detenidamente podemos encontrar el homenaje que le hace al cineasta italiano maestro del terror y las historias de amor góticas, Mario Bava. Con pequeñas escenas notamos el parafraseo de las producciones que hace del Toro de filmes de Bava. El manejo de colores que usa Mario para sus producciones tiene un significado: el azul para la corrupción, el rojo violencia y para darle un carácter tétrico la combinación de amarillos y magentas; esta misma paleta de colores es usada por Guillermo para homenajear el trabajo del director italiano.

La Cumbre Escarlata es una historia de amor gótico en la que los protagonistas se ven envueltos en una especie de historia de amor imposible y terrorífico lleno de elementos de horror como fantasmas, asesinos y codicia.

La historia es sobre Edith Cushing una joven huérfana de madre que ha experimentado sucesos paranormales desde niña que la mantienen inquieta, y para pode deshacerse de sus fantasmas interiores escribe historias de terror. Su vida es como la de cualquier joven de su estatus social cómodo con vida en eventos sociales, esto cambia cuando aparece en su vida el personaje oscuro y cautivante el Varón inglés Thomas Sharpe, de quien se enamora profundamente. Sin embargo este enigmático personaje esconde un secreto siniestro del cual Edith desconoce. Sharpe llega a Estados Unidos buscando inversores para su proyecto pero termina saliendo con la hija del empresario más exitoso en construcciones de Nueva York. El señor Cushing se da cuenta del engaño de Sharpe y su hermana y les pide retirarse del país y de su hija, a quien le pide romperle el corazón; pero en un giro desafortunado de la historia el padre es asesinado y nuevamente los hermanos Sharpe engatusan a Edith con su siniestro encanto. Contrae matrimonio con Thomas y la lleva a vivir con él y su hermana a su vieja mansión en Allerdale Hall, Inglaterra. Mientras pasan los meses Edith se da cuenta que los hermanos Sharpe ocultan cosas, además de tener que lidiar constantemente con el miedo que le provocan las apariciones que viven en la mansión. El secreto que descubre es que está viviendo en la mansión con dos timadores y asesinos.

La película es una trama sin giros sorpresivos una escena va hilada a otra dándole una secuencia lógica a la historia. En cuanto al tipo de tomas pasa de los aspectos de los actores y regresa constantemente a las expresiones faciales para darle un contexto a cada escena, además de denotar la interacción que hay entre los actores dependiendo del momento.

La época que nos propone el director es la Inglaterra victoriana reflejada perfectamente tanto en el vestuario como en el ambiente de la escenografía. Respecto a este último precisamente es donde la película denota el género y da una idea al espectador de que tratará la película sin necesidad de seguir la secuencia de las escenas.

El papel de Thomas Sharpe es el del villano que actúa con maldad pero al enamorarse de su víctima cambia sus propósitos abandonado a su compañero criminal y tratando de reparar sus errores en beneficio de su enamorada. Por su parte Lucille Sharpe representa la figura del villano maquiavélico cuyo único fin es saciar sus bajos deseos de sangre sin importar quien se interponga en su camino. El personaje de Edith Cushing es la representación del bien la joven inocente atormentada por sus propios fantasmas escribiendo historias de terror pero su realidad será más terrorífica que las historia que escribe.

Un aspecto burdo que imprime del Toro en sus villanos es la relación incestuosa entre los hermanos Sharpe, explicando que Lucille es una sociópata que controla a Thomas por medio de un amor desviado, el cual lo hace cometer actos crueles e inhumanos; es la forma en que ella lo controla para sentirse identificada con alguien con su mismo trastorno. Esta relación enferma es lo único que impide a Lucille que saque en su totalidad sus instintos asesinos, siempre y cuando Thomas la amé, pero la historia da un giro cuando su hermano se enamora de Edith y por el odio que siente hacia ella la hace capaz de matarlo por miedo a quedarse sola y verse como lo que es una asesina.

Es bastante interesante ver como la protagonista juega el papel de “detective” y va descubriendo la pista de los crímenes. Uno de los aspectos significativos que imprime el director es relacionar el color de la escarlata con la sangre dando pistas al espectador sobre asesinatos y matanzas. Del Toro juega mucho con los colores que son lo que le da el aspecto de gótico a la historia.

Una característica de Del Toro parecida a la que tiene Tarantino es que no censura los detalles sexuales y sangrientos, solo que este no exagera estos aspectos al punto de volverlos grotescos y burdos lo que en cierto modo convierte la trama en algo poético.

Una de las escenas finales entre Edith y el fantasma de Thomas denota que la protagonista ha superado su miedo a sus fantasmas y acepta que debe vivir con ellos. Justo al final hay una escena de Lucille Sharpe tocando el piano en la que Guillermo parafrasea la escena de la película Opera Brava de Mario Bava. Aunque el director da referencias en algunas escenas de otros genios del terror psicológico como El resplandor de Stanley Kubrick, Suspense de Jack Clayton o la producción que Roger Corman a dedicó a Edgar Allan Poe. Esta combinación de citas demuestra el respeto que tiene Guillermo del Toro por los trabajos de los genios del género. Es un melodrama que tiene éxito debido a su excelente manejo de luces, fotografía y fondo instrumental que hilan el sentimiento que produce la historia a la trama que quiere imprimir el director al espectador.

Laura Sánchez

Laura Sánchez es colaboradora de Revista Arrabal y editora del sitio Rockeando Noticias, musica y chelas son sus pasiones

Latest posts by Laura Sánchez (see all)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone