Complicaciones

El lado oscuro de ER

 

Un médico (Jason O´Mara, sí: el actor que presta su voz para Batman en el universo animado de DC Cómics) va rumbo a la veterinaria para salvar la vida de lo que parece una ardilla cuando en mitad de una calle surge un tiroteo y, guiado por su instinto profesional, se dirige al lugar donde yace la víctima por salvar, sin imaginar que eso es lo último que debió hacer. 

 

A partir de su episodio piloto, el conflicto sobre el que se sostendrá Complicaciones hunde sus hilos narrativos en dilemas éticos comunes; Matt Nix, al crear la serie, pretende sumergirse en dramas familiares adosados con los esperados matices médicos que involucran no solamente casos de la sala de urgencia o la sala de espera, sino en los suburbios. Estamos ante el tipo de serie que, por su módica temporada, presenta subtramas que se colocan al centro para priorizar el drama de un modo sumamente cotidiano; en otras palabras, subhistorias que se “alargan” para hacer de drama central de la historia, casi como un evidente intento por generar suspenso y darle a una serie de pandillas vengativas una atmósfera de emoción y espionaje. Y no sólo eso, sino que al tratar de salvar la vida del hijo de un criminal, Ellison encuentra un eco de sus pérdidas enterradas en el pasado, una manera de exculparse, de redimirse -y de paso a su familia- de las garras del destino. Porque eso es lo que termina haciendo: tentar continuamente a la causalidad y a lo inexplicable. Así, la historia del simple médico de urgencias adquiere una tonalidad fáctica más compleja al posicionar sus capacidades profesionales en un ámbito donde se necesita algo más que buena voluntad o buena fe.

 

Esta primera temporada toma caminos comunes, pero como es de esperar, cada reacción revela una psicología simplista en su protagonista, quien es opacado por la interpretación de Jessica Szhor como Gretchen, la enfermera que lo socorre en diversas coasiones, el verdadero espíritu -hasta ahora- de la serie. Él se enfrenta a problemas, circunstancias que incluso se han explorado en el animé, siendo un claro ejemplo de ello MONSTER; busca maneras de lidiar con el obstáculo, pero cuando cree encontrar la solución ideal, Gretchen le da una mejor. Coyunturas indeseables, pero que delinean la columna vertebral de la historia: salvar al chico o ver destruido todo por lo que ha trabajado. 

 

O´Mara cumple, es emotivo y genera la empatía con la audiencia, con esa mezcla entre hombre bueno y doctor con inteligencia, pero Gretchen se lleva los aplausos. Y esto lo digo porque a cada situación que se les presenta, ella tiene un mejor plan, una mejor idea resolutiva. Complicaciones puede ser el ejemplo perfecto de los problemas éticos que enfrentan los doctores fueran de las aulas de emergencia, o cómo se pone a prueba la lealtad familiar a raíz de eventos fuera de nuestra comprensión. 

 

Es entretenida, sí, tiene sus dosis de drama y tensión, siempre engañosa, enlazando la narrativa de tal forma que el suspense se materialice en esperanza al final del camino; en otras palabras: está bien escrita, pero su estructura narrativa se piensa como interfase entre episodios para que nunca sea una historia redonda -ejemplo de ello es el final de la temporada- y, por lo mismo, se vislumbra una alternancia entre escenas que pueden tener continuidad secuencias después. Inmersa en su afán de complacer con el drama y el misterio que ofrece, no escapa de algunos clichés sociales propios del estereotipo de familia con problemas, por lo que su verdadero potencial radica en el conflicto ético que John experimenta con el grupo de pandillas. Esto no quiere decir que no haya buenas actuaciones, porque sí las hay, pero ante un guión que “rellena” encuentros a ratos, sumado a lo corto de su primera temporada, tiene poco crecimiento narrativo y creativo. 

 

De esta forma, Complicaciones goza de buenas metáforas visuales (para referencia, la introducción de la serie es brillante como ejemplo), siempre colocando como una vicisitud la vida y la muerte, la suerte y la desdicha, el amor y el odio, y para plasmar estos polos de la vida, Nix recurre al trasfondo de los protagonistas como una manera de matizar sus intenciones, sentimientos, deseos y modos de ver la vida. Porque finalmente de eso se trata, en eso, creo yo, estriba la fortaleza de la serie: en mostrarnos cómo un inesperado evento puede cambiarnos y obligarnos a cruzar caminos inpensables para, con ello, superar la adversidad. 

 

Condescendiente en su desarrollo, peca de un ritmo intermitente en ocasiones, y salvo por ese final que le quita lo “redondo” a la historia, queda esperar la posible segunda temporada, si es que llega. 

 

Puedes apreciar como lo mejor de la temporada a Gretchen y en segundo lugar a Ellison, pero fuera de eso, la serie promete mucho… Esperemos cumpla.  

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Amante de los cómics y Literato de corazón, egresado de filosofía. Considero que la Literatura y el Cine son las formas de expresión más profundas para disfrutar la vida. Me decanto por la acción, el suspense y el terror. En mis tiempos libres debrayo sobre la ética.
Eduardo Sotoborja Quintanilla

Latest posts by Eduardo Sotoborja Quintanilla (see all)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone