Animación, una vía de escape espiritual

La felicidad es el mejor método de control del mundo. A todos se nos enseña que tenemos que ser felices a como dé lugar, desde pequeños estamos expuestos a la competencia indefinida y a que debemos siempre buscarla para que nuestra existencia tenga sentido. Ari Folman es un director experimentado que ha logrado representar con este filme, de manera fidedigna, la extraordinaria verdad de la felicidad (que para algunos resulta horrible) aunque nos duela aceptarlo, pero no estamos muy alejados de este escenario.

 

Es sublime la combinación de animación y actuaciones muy bien logradas, realmente nos transportan a un futuro no tan lejos, en el cual las emociones humanas son manipuladas hasta lograr un total estado de alineamiento y enajenación. Robin Wright se auto-personifica en este filme, donde interpreta a una sobrevalorada actriz en decadencia con dos hijos (los cuales se vuelven su prioridad), y su manager, quien ha estado siempre a su lado para salvarla de la inestabilidad y la poca reputación de su carrera.

 

Un buen día le ofrecen su último contrato: Una ficticia productora de películas desea recrear una copia física animada de ella misma al 100%, totalmente artificial y manipulable que va a quitarle su esencia como actriz. Si acepta, nunca más podrá ser Robin Wright. La idea, en un principio, le desagrada tanto y se niega a aceptar esta especie de grandiosa jubilación, pero terminan pasando 20 años y la vemos disfrutando de los millones del contrato, asistiendo como invitada de honor del Congreso de Futurología y experimentando la invención del milenio: una nueva tecnología química que permite a las personas convertirse en seres animados personalizados, avatares que se vuelven su principal mundo.

 

Pero para ella darse cuenta del impacto que ha tenido su figura en el futuro, la hace cuestionarse aquel momento en el cual firmó el contrato y la verdadera razón por la que aceptó la invitación al congreso. Durante este caos conoce a un diseñador que ve en ella la única verdad. Entonces, diversas circunstancias la llevan a descubrir la verdadera esencia de su existencia. Este poderoso mensaje cae sobre nuestra mente en medio de una historia en donde por momentos el sentimiento de inestabilidad y desolación van cubriendo cada escena.

 

Así, The Congress se vuelve una extraordinaria cinta de ciencia ficción, la cual combina diversos elementos que dejarán en el espectador una especie de incertidumbre sobre uno de los temas que, sin duda, serán parte de nuestras vidas durante las próximas generaciones: la vida artificial.

 

Dirección: Ari Folman
Género: Drama/Ciencia Ficción
País: Francia/Israel
Duración: 132 min.

Antonio Torres

Antonio Torres

Intrépido y explorador. Me considero un ser humano fiel a sus principios y pensamientos, sobre todo, estoy en una continua búsqueda de nuevas sensaciones y cosas que me sorprendan. Soy alguien muy sincero y una persona a quien no le da vergüenza mostrar sus emociones y eso engloba cualquiera de las ya existentes. Apasionado y melómano, divertido y amigable, impulsivo y ruidoso, comprensivo y algunas veces no empleo la debida atención a las cosas, están son las virtudes y defectos que me definen.
Antonio Torres

Latest posts by Antonio Torres (see all)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone