3%

Cribando lo reciclado…

 

Probablemente a estas alturas del partido sea justo decir que todo Hollywood ha perdido noción de lo original. En palabras del siempre célebre Robert McKee, la originalidad consiste en tomar un poco de todos lados y darle un enfoque único a lo que “cocinamos” en el momento. Si así lo ponemos, la original aun rezuma en cada propuesta que vemos, permitiéndonos gozar de premisas entretenidas, fascinantes y, hasta eso, aventureras. Existen casos donde tenemos, si miramos con lupa, historias recicladas cuyos giros narrativos pretenden darle un empujón a determinado conceptos “haciéndonos creer” que lo que vemos es asombroso. Tal es el caso de 3%, serie original de NETFLIX, que además es brasileña y llega con el principal objetivo de entretener, cuestión que logra. 

Hace no mucho desarrollé un argumento en el que expongo que la corrupción es, probablemente, un aspecto inherente del ser humano, pues al encontrarnos lejos de la perfección por razones psicológicas, tendemos más al “lado oscuro” de lo que quisiéramos. Y con este tema de la corrupción es que parte, esencialmente, la serie 3%, la cual nos presenta a un sistema (¿gubernamental?) llamado El Proceso, que se encarga de cribar (o sea, seleccionar lo más importante) a individuos de entre enormes grupos para determinar quiénes son los indicados para irse al paraíso. De entrada, esto me recordó mucho a la película La Isla (Dir. Bay, 2005), aquella cinta de sci-fi con estupendos efectos visuales y un deslumbrante elenco cuya premisa era simple: construir un camino de méritos para irse al “único” sitio en la Tierra que todavía es habitable. Quienes ya hayan visto la serie, encontrarán un paralelismo con 3% respecto a la “tierra prometida”. 

Aun con esta analogía, el tema de la corrupción se mantiene presente, tanto en el episodio piloto de la serie como en el #4, que a mi gusto es el parte-aguas en la temporada, el brote psicótico de varios personajes y el que mejor ejemplifica (y además de forma brillante), este tema de que, camino a un mundo mejor, las necesidades humanas más básicas surgen, dando paso a la desesperación, el egoísmo, la supervivencia, el pisar a los demás, el corromperse, la maldad, la humillación, entre muchas más posibilidades. Es curioso que estos escenarios sólo surjan “en el peor de los casos” y que sean manejados como los únicos escenarios sensatos y creíbles, pero ahí están. Sólo cuando nuestro sentido de la vida es amenazado, liberamos nuestro lado oscuro y matamos con tal de salir victoriosos. 

La premisa en 3% es, como ya dijimos, ganarse un lugar en el paraíso. Así, la selección y ejecución de pruebas que ponen a prueba las diversas habilidades de cada integrante conforman el arco argumental de la primera temporada. Pero como toda historia, sin conflictos, grandes o pequeños, no hay historia. Con esta fórmula, se nos presenta la contra-parte de la historia (más como una “sombra ideológica” que como un personaje per accidens): La Causa. Una especie de sociedad rebelde que busca acabar con El Proceso. Haciendo a un lado el tema de la ruptura de los valores, en este punto de la historia tenemos un poco de Los Juegos del Hambre, por nombrar el mejor ejemplo de la serie de novelas YA (Young Adult), enfocadas en una sola premisa: derrocar al sistema. Y más que el sistema, porque la protagonista de la serie es otra mujer, una cuyo arco psicológico no es precisamente el más profundo, sino que se sustenta únicamente por su motivación, pero más allá de eso, no tiene un constructo emocional establecido.

Teniendo estas referencias, 3% decae un poco. Una mujer que derroca al sistema, que busca derribarlo por las razones que sean, aunque persista un elemento en común: que represente una amenaza a la libertad, sin embargo, aquí la rebelión no procede de una innovación en las costumbres o valores sociales cimentados siglos atrás, aquí el deseo por destruir al sistema proviene de deseos personales (más que nada la venganza). Así, nuevamente como en las YA, tenemos subtramas de romance gratuito -surgidos a partir de vínculos artificiales e ingenuos-, secretos, mentiras, conspiraciones no sólo entre candidatos al paraíso, sino también entre funcionarios internos en este “gobierno”, pero eso sí: argucias, talentos, añagazas, esperanza, perseverancia, apoyo, ingenio y mucha inteligencia.

La cadena de NETFLIX, que nos ha ofrecido estupendas series televisivas tales como Stranger Things y Black Mirror, primera y segunda temporadas, nos trae ahora una serie que innova poco el concepto de un mundo mejor, pues parece beber de referencias literarias casi al pie de la letra. Ahora bien, creo que sería importante aclarar que esta serie NO es americana, sino brasileña, lo que otorga un punto a favor en la cadena de propuestas a la historia. Además, rumbo a su final, el concepto de lo que verdaderamente constituye el “3%” es sorpresivo, planteando una solución socio-biológica al problema que enfrentamos mundialmente con la sociedad y que coloca su grano de arena rumbo a lo “diferente”. 

Al final, aunque la propuesta tiene la apariencia de ser original, su estructura tiene fuertes reflejos en otras historias. Es entretenida, y el trasfondo de los personajes interesante, logrando destacar el elenco en pantalla, entre quienes están Bianca Comparato, Rodolfo Valente, Melanie Fronckowiak, Rafael Lozano, entre otros (siendo mi favorita Melanie por varias razones). Así, 3%, si no prestamos atención a las referencias que expuse, nos permite gozar de un estupendo diseño de producción, efectos visuales, una historia de intriga, de “únicos afortunados”, subtramas de misterio y codicia, así como de uno que otro episodios con aires detectivescos; pero si prestamos atención a lo que señalo, realmente 3% tiene poco contenido que ofrecer. 

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Eduardo Sotoborja Quintanilla

Amante de los cómics y Literato de corazón, egresado de filosofía. Considero que la Literatura y el Cine son las formas de expresión más profundas para disfrutar la vida. Me decanto por la acción, el suspense y el terror. En mis tiempos libres debrayo sobre la ética.
Eduardo Sotoborja Quintanilla

Latest posts by Eduardo Sotoborja Quintanilla (see all)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone